L’Asociación de Kiosqueros d’Asturies reivindica la memoria d’Emilio Robles Muñiz ‘Pachín de Melás’

El 6 de marzu de 1938 amanecía muertu na cárcel d’El Coto, de Xixón, Emilio Robles Muñiz, mui popular dientro y fuera d’Asturies col alcuñu de Pachín de Melás. Unos díes enantes, nel mes de febreru, fuere deteníu nel so trabayu y lleváu presu, ensin llegar a saber nunca de qué delitos yera acusáu pol Réxime. El casu ye que, cuando’l 21 d’ochobre de 1937 los nacionales sublevaos entraren na ciudá, bona parte de los intelectuales marcharon exiliaos. Eso fixeron Alejandro Casona, Emilio Palacios, Ramón Álvarez, Eleuterio Quintanilla y Celso Amieva, ente otros. Tamién ún de los fíos d’Emilio, Germán Horacio, autor, de recién, del diseñu del billete de 25 céntimos del Conseyu d’Asturies y Lleón, conocíu popularmente como Belarmín. Pero Emilio Robles quedaría en Xixón, mui enfermu d’una dolencia pulmonar, y siguiría publicando los sos testos nel diariu C.N.T. y escribiendo la que diba ser la so última comedia dramática, Los dos bobos de Con, que nunca diba ver estrenada. Quiciás eso, ser un home comprometíu -política, social y culturalmente-, fuere la so falta.

 

La muerte d’Emilio Robles supunxo la desparición d’ún de los escritores más populares del momentu, d’un periodista de referencia, del impulsor del Teatru Asturianu, un referente de la cultura asturiana y de la vida xixonesa dende’l kioscu conocíu como Xovellanos-La Farola que rexentaba na Plaza Seis d’Agostu, y que fuere quemáu unos meses primero como consecuencia de la represión franquista. Marchaba en silenciu y inxustamente l’home que l’1 de setiembre de 1936, énte la noticia de que la vieya ilesia de San Pedro Apóstol taba ardiendo y que pensaben dinamitala, pidió permisu al alcalde Avelino González Mallada pa rescatar d’ente les llames, acompañáu de dos municipales, los restos del ilustráu Melchor Gaspar de Xovellanos, treslladándolos a la Escuela de Comercio y salvándolos asina de la barbarie. Un home que, pol valor de la so prolífica obra y del so activismu, merez ser restauráu y reivindicáu como la referencia que fue na lliteratura asturiana.

pol valor de la so prolífica obra y del so activismu, Pachín de Melás merez ser restauráu y reivindicáu como la referencia que fue na lliteratura asturiana

 

Un referente de la lliteratura asturiana

Miembru d’una familia numberosa y humilde, Emilio Robles nacía en Xixón en 1877 y malapenes pudo facer los estudios elementales pa dedicase lluego a trabayar como obreru mecánicu. Carencia na formación que supliría cola so inquietú, alimentándose con abondantes llectures de manera autodidacta que lu llevaron a empezar a colaborar col diariu El Comercio a partir del añu 1899. El so compromisu políticu, concretáu nos escritos que fue publicando en periódicos como La Defensa del Obrero y La Organización tendría pronto les sos consecuencies negatives, al valí-y unos meses de destierru en Sama. Sin embargu, aquello nun amedrentó a un Emilio Robles que, a la vez, empezaba a cultivar la so faceta más lliteraria, escribiendo tanto en medios xixoneses como na revista Asturias de Madrid.

Comprometíu tamién cola llingua asturiana, fue nesti idioma nel que recibiría los primeros premios premios. El Certame Científicu Lliterariu celebráu nel Teatru Dindurra en 1904 reconocería’l romance tituláu La Güelina, pol que recibió la Flor Natural de manes de la infanta Isabel la Chata. Los Xuegos Florales d’Avilés fadríen lo propio col poema ¡Cantái, cantái! Y el diariu El Noroeste premiaría Los oscuros cantores.

En 1905 aparecía Gijonismo, una colección d’artículos inspiraos na so infancia, y un añu más tarde diba ser estrenada La Peñuca nel Teatru Xovellanos: una pieza exitosa que lu afaló a afondar nel camín de la dramaturxa, faceta na que consiguió un prestixu social ensin precedentes. Obres como Veyures, Pobre Melandru o ¡Hevia arreglu! son preba d’esa popularidá. Por eso, a lo llargo de la so vida, Emilio Robles, que firmaba col alcuñu de Pachín de Melás, fue publicando numberoses comedies, zarzueles, entremeses, diálogos y monólogos. Exemplu de la so amplia producción son testos como El tratu de Quicón el Magüetu, La herencia de Pepín, El filandón, La Esfoyaza o Al sonar de la salguera.

Pero, siendo un home fundamental na configuración del llamáu Teatru Asturianu, Robles non solo se dedicó a les artes escéniques. De la so mano, fueron apareciendo volúmenes como Mitos y supersticiones asturianas; la colección de testos humorísticos titulada Agudezas asturianas; o la colección de poemes n’asturianu Pensatible, ente otres obres. Y tampoco abandonó′l so llabor periodísticu, trabayando como redactor en La Opinión, El Principado y Pueblo Astur; siendo depués corrector de pruebes d’El Noroeste; colaborador n’estremaes publicaciones asturianes d’América y nel diariu La Prensa.

Poeta, narrador, dramaturgu y periodista, Robles tamién fue activu como editor, poniendo en marcha diverses iniciatives de cara a la popularización, difusión y reconocimientu de la cultura asturiana. Asina, fundó en 1911 la revista Alma Asturiana; editó con éxitu la serie de postales titulada Cantares asturianos; cola fin de recopilar la obra d’otros autores asturianos punxo en marcha la Biblioteca d’Autores Asturianos; y fundó la colección de noveles cortes Novela Asturiana. Múltiples razones que, uníes al so llabor como kiosqueru y al so compromisu social, faen que la figura de Emilio Robles sea restaurada cuando se cumplen 75 años de la so muerte.

 

75 aniversariu de la so muerte

Coincidiendo con esta efeméride, Kiosqueros Asociados Asturianos (KIASA) quixo rindir tributu a ún de los sos colegues más notorios, poniéndose a la cabeza d’una serie d’actos y actividaes cola fin de reivindicar la so memoria. Asina, el pasáu domingu 14 de xunetu tenía llugar, dientro de los actos de la Semana Negra de Xixón, un homenaxe organizáu en colaboración cola Academia de la Llingua Asturiana, la Conseyería d’Educación, Cultura y Deportes y l’Ayuntamientu de Xixón, nel que fue reconocíu como Sociu d’Honor d’esta entidá a títulu póstumu. La so fía, Pilar Robles, fue la encargada de recoyer esti nomamientu de manes de José Avelino Martínez, presidente de KIASA , y, a la vez, fue ella la qu’entregó a l’Academia de la Llingua Asturiana un retratu del autor qu’a partir d’agora va formar parte de la galería d’escritores destacaos nesti idioma realizáu pol artista Iván Quesada.

L’estudiosu y académicu de númberu d’esta institución Xosé Ramón Cueva Iglesias, receptor d’esta obra en representación de l’Academia, encargaríase depués de glosar la vida y la obra d’Emilio Robles nuna conferencia que repasaba al Pachín de Melás «autor lliterariu, animador cultural y periodista». Poniendo’l cierre a esti homenaxe la presentación del diálogu Regalín d’aldea per parte de dos actores del grupu de teatru del centru de persones mayores del mercáu de San Agustín, dirixíu por Eladio Sánchez, director de la Compañía Asturiana de Comedies. Y, como actividá complementaria, de cara a mostrar el teatru asturianu del sieglu XXI, la compañía Telón de Fondo representó de baldre’l so últimu montaxe, El tíu Antonín, nel Hogar de San José de Xixón.

Sicasí, esti homenaxe namás ye malapenes la primera de les actividaes organizaes de cara a reivindicar a Emilio Robles. Y ye que la organización tien prevista pa los próximos meses una esposición, de vocación itinerante, que se va preparar con abondantes imáxenes y de documentos aportaos pola familia amás de los valiosos fondos del Muséu del Pueblu d’Asturies cola fin de retratar tanto a esti insigne personaxe como la convulsa época que-y tocó vivir.

Referente ineludible del Teatru Asturianu, sentando les bases d’un xéneru del que fue pioneru y maestru pa les diferentes xeneraciones de dramaturgos que lleguen hasta l’actualidá, tamién ta prevista la organización d’un concursu de testos teatrales asina como otru de montaxes col so nome, cola fin de reivindicar el valiosu y davezu abondo olvidáu teatru asturianu.

 

Cien años del kioscu La Farola-Xovellanos

Los actos de reconocimientu de Pachín de Melás van celebrase tamién a lo llargo del 2014, añu nel que se cumple’l centenariu de la inauguración del singular kioscu que rexentó na Plaza Seis d’Agostu de Xixón. Establecíu en 1914, el kioscu qu’él bautizó como Xovellanos, na memoria del ilustráu, y conocíu popularmente como La Farola pola so particular construcción, convertiríase nun símbolu d’asturianía de la época que llegó a ser nomáu sociu corresponsal d’honor del centru asturianu de Buenos Aires.

Y ye qu’Emilio Robles fue un verdaderu cronista de la emigración asturiana que colaboró en medios como El Heraldo de Asturias (Buenos Aires) o El Progreso de Asturias (L’Habana). Pero, amás, el kioscu per onde pasaben gran parte de los intelectuales del momentu, fue tamién axencia de corresponsalía de periódicos asturianos y nacionales, llegando a ser consideráu, en palabres de Patricio Adúriz, “como una institución gijonesa reconocida por todos. (…) Kiosco y propietario pasaron a ser como un símbolo de indudable proyección y resonancia con denominador de asturianía”.

Quemáu por un grupu de falanxistes al empiezu de la Guerra Civil, esti kioscu representó, al igual que’l so propietariu, el centru dinamizador de la cultura asturiana a primeros del sieglu pasáu. Razón pola que va ser recordáu, a la par que Pachín de Melás, por too aquello que fueron ambos: una institución referencial que nunca debió ser olvidada.

 

-Fotografíes del eventu: Iván Ruiz-

 

(19 de xunetu de 2013)

Otros artículos en esta sección...

Compartir

Sobre el autor

Red de Bibliotecas Públicas del Pdo. de Asturias