Cincoxcinco= Carolina Sarmiento

Carolina Sarmiento (Asturias, 1981) ha publicado la colección de relatos Animales urticantes (Pez de Plata, 2020) y el poemario IKIRU (vivir) (Gravitaciones, 2018). Es la creadora de la revista digital Creatividad Literaria, ha coordinado numerosos talleres de escritura y es jurado habitual del Premio de relatos cortos Leopoldo Alas Clarín. Licenciada en Comunicación audiovisual, trabaja como redactora en los informativos de TPA. Antes lo hizo en prensa, radio, archivos y gabinetes de comunicación.

1. Proponga un menú literario: entrada, plato principal y postre.

Empecemos con el relato Los caballos azules de Ricardo Menéndez Salmón, pasemos a La lluvia amarilla de Julio Llamazares y finalicemos con la poesía Mientras vemos acercarse la estación de las nieves de Laura Casielles.

2. ¿Cuál ha sido el último libro que ha sacado en préstamo de una biblioteca?

Érase un río (Dirty Works), de la escritora estadounidense Bonnie Jo Campbell. Una novela que me ha encantado. En breve comienzo con sus relatos.

3. ¿Qué escena literaria le viene en este momento a la mente?

Ese río de la novela de Campbell por el que Margo navega en busca de pesca, caza y respuestas.

4. ¿Se ha enamorado de algún personaje literario?

La bibliotecas  de mi vida son la Camões de Lisboa, la de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense, la “Jovellanos” en Gijón y, sobre todos, la de Villaviciosa. Esta última, gracias a su bibliotecario, es la que más me ha influido. Tanto como que no creo que hubiera publicado nunca sin su influjo

Tengo muy presente a Pereira, el protagonista de Sostiene Pereira de Antonio Tabucchi. Creo que no me enamoraría, pero sí que le quiero y me encantaría pasearme con él por Lisboa y compartir omeletes y limonadas.

5. Sugiera una tríada de poetas.

¿Vale un múltiplo de tres? Ana María Matute, Emliy Dickinson, Ángel González, Ricardo Pochtar, Fernando Pessoa y Julio Rodríguez.

6. ¿Cuál ha sido la (o las) Biblioteca de su vida?

La biblioteca Camões de Lisboa, la de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense, la “Jovellanos” en Gijón y, sobre todos, la de Villaviciosa. Esta última, gracias a su bibliotecario, es la que más me ha influido. Tanto como que no creo que hubiera publicado nunca sin su influjo.

7. ¿Con qué libro despertaría el amor a la lectura en un adolescente?

Como no hay un adolescente tipo apuntaré cuatro muy distintos que provocaron el hechizo en mí a esa edad: Crónica de una muerte anunciada, de Gabriel García Márquez, El Club de los poetas muertos, de Nancy H. Kleinbaum, Los renglones torcidos de Dios, de Torcuato Luca de Tena, y Raro, de Benjamín Prado.

8. Cite tres novelistas a seguir por cualquier lector.  

No soy nada mitómana  y mi novelista favorito es siempre el último que me ha hecho disfrutar

No soy nada mitómana  y mi novelista favorito es siempre el último que me ha hecho disfrutar. Después de leer Sam, el libro de los milagros sé que seguiré lo que escriba Manuel Astur. Lo mismo me ha pasado con Moran Caitlin con Cómo ser famosa, todo un descubrimiento. Y la tercera revelación ha sido Taylor Jenkins Reid con Todos quieren a Daisy Jones. Y hay una cuarta, Franzen gracias a Las correciones. Estos autores, lecturas todas del confinamiento, me tienen desde ya ganada. Los añadiré a una lista en la que Vila-Matas, Pollock y Menéndez Salmón son referentes.

9. Proponga una medida a favor de la difusión de la lectura.

Escribir. Cuando intentas contar una historia te das cuenta de lo complicado que es, por lo que al caer en ti una buena novela valoras más a quien la ha escrito. La asignatura de Lengua y Literatura debería reservar un espacio a la creación propia. Además, quien escribe se conoce mejor.

10. ¿Quiénes son sus compositores o músicos favoritos?

Voy de Nick Drake a Kiko Veneno, pasando por Nacho Canut, Juan Luis Guerra, Camarón, Nacho Vegas, León Benavente o Rafaella Carrá. Es difícil pillarme el punto.

11. ¿Alguna lectura ha marcado especialmente su vida?

Tanto como marcar no, pero regresando a la adolescencia sí que Crónica de una muerte anunciada me invitó a buscar otras lecturas con estructuras sorprendentes. Más recientemente, El nadador en el mar secreto, de William Kotzwinkle. Estaba embarazada  y me previnieron para que no lo leyera. No hice caso y casi se repite la historia de la novela en mí. Casi sucede el conjuro. Espeluznante. Recientemente El mar de Banville me ayudó a encontrar el tono para la novela en la que estoy trabajando.

12. ¿A qué autor rescataría del olvido?

Delibes no está olvidado ¿verdad? Ni Javier Tomeo ¿verdad? Ana María Matute tampoco ¿verdad? Y entre los vivos reivindico la poesía y la figura intelectual de Ricardo Pochtar. No comprendo que no llegue más allá.

13. Seguro que podría recomendarnos la visión de al menos tres películas.

Me voy a los clásicos y van cinco (no sé qué me pasa con el número tres): Extraños en un tren, de Hitchock, La noche del cazador, de Charles Laughton, Las uvas de la ira, de John Ford, Calabuch de Berlanga o Los inútiles de Fellini. De David Lynch intento verlo todo, más allá de sus películas.

14. ¿Qué poema interpreta sus sentimientos?

Disculpa que cite uno mío, del poemario IKIRU (vivir), pero es con el que más me identifico: Soy un bosque amarrado al mar.

15. ¿Cómo ve el panorama editorial asturiano?

 ¿Por qué no un sello tipo Asturias paraíso natural para los libros?

Envidiable en cuanto a editoriales de calidad, librerías de referencia, festivales, bibliotecas, talleres de escritura creativa, clubes de lectura y autores. Hay que sacar pecho y reivindicarlo como identidad asturiana, ponerlo en valor, al menos reconocer el potencial que tenemos. Se lo escuché decir una vez a Rafa Gutiérrez Testón y estoy completamente de acuerdo. ¿Por qué no un sello tipo Asturias paraíso natural para los libros?

16. ¿A qué lugar salido de la imaginación de un autor le gustaría trasladarse?

Me encantaría irme con Ray Bradbury a los mundos de Crónicas marcianas y al ambiente artístico neoyorquino de El nadador del Lower East Side, de Arthur Nersesian.

17. Sus artistas más admirados son… (referido a pintores, escultores, fotógrafos, arquitectos… etc.)

Admiro al fotógrafo Délio Jasse y al ilustrador Carlos Rivaherrera. Son amigos y como conozco su esfuerzo y talento valoro aún más su obra. Me gusta la pintura de Pelayo Ortega. No te doy ningún nombre pero admiro a los y las grandes bailarines. La danza me apasiona. También admiro a actores y actrices. Por ejemplo a Lola Herrera, cuando la vi con Cinco horas con Mario aluciné, la desternillante Yolanda Ramos en Paquita Salas o la apabullante Claire Danes de Homeland. Admiro el humor de José Luis Cuerda, el de los mejores hermanos Fesser en sus cortos o en P. Tinto y las fotografías de Ouka Lele.

18. El último libro que ha comprado ha sido…

2222, de P. L. Salvador (Pez de Plata).

19. ¿Puede el e-book reemplazar al formato clásico?

No. No en mi caso. Me gusta pasar página y bastante tenemos con trabajar con ordenadores y móviles como para a la hora de disfrutar enchufarnos a otras pantallas. El libro además es un regalo incomparable con un archivo.

20. ¿Podría decirnos cómo ordena su biblioteca personal?

La lectura sirve para tantas cosas… Me entretiene, me inspira, me hace pensar, me ayuda a concentrarme, a evadirme, a hacer amigos con los que hablar de libros

Ahora mismo estoy de estreno por lo que la tengo muy ordenadita. Narrativa, poesía, cómics y ensayo ocupan sus estantes. Dentro de la narrativa en castellano, unas estanterías son para autores españoles y otras para americanos. En unos meses la entropía hará de las suyas y se mezclarán unos con otros.

21. ¿Dónde desearía vivir?

Entre Gijón y Villaviciosa. Quiero decir, unos días en Gijon y otros en Villaviciosa.

22. ¿A qué persona viva admira?

Admiro la clarividencia del filósofo Emilio Lledó. Creo que debería ser uno de nuestros héroes nacionales.

23. A su juicio ¿cuál es la mejor obra literaria adaptada por el cine?

El Centinela de Arthur C. Clarke catapultado a la grandiosa película 2001. Una odisea en el espacio, de Kubrick

24. ¿Qué está leyendo actualmente?

Café Jazz. El destripador, de Luis Artigue (Pez de plata, 2020).

25. ¿Para qué sirve la lectura?

Para tantas cosas… Me entretiene, me inspira, me hace pensar, me ayuda a concentrarme, a evadirme, a hacer amigos con los que hablar de libros.

 

Animales urticantes

Carolina Sarmiento

Pez de Plata

///

“Hay en lo inconcluso un puñal escondido. Un arma pequeña como la de Peter Pan, apenas un juguete que, llegado el momento, puede transformarse en letal. Un bello accesorio que siempre llevamos rozando nuestra piel, dispuesto a pasar a la acción si algún día toca atacar, si en el algún momento se hace necesario neutralizar remordimientos y culpas.

La rabia. La rabia. La rabia. Tanta que enciende los dedos. La rabia va subiendo hasta ahogarnos.

Los rencores despiertan de su letargo en los quince relatos que componen Animales urticantes. Sueltan su veneno, empujados por la rabia de los personajes: músicos, escritores, padres frustrados, personas que tomaron alguna decisión incorrecta en su día, torciendo el rumbo, y ahora arrastran su error como quien tira de un perro muerto. Pero ha llegado el momento de saldar cuentas con el pasado.

Acorralados y amenazados, estos personajes se defienden de la vida como animales urticantes. Provocarán en el lector un inmenso dolor con su picadura. Habrá quien quiera aplastarlos y fumigarlos. Pero quién no ha sentido la rabia.

¿Quién desaprovecharía la oportunidad de reivindicar su propia felicidad?” (Pez de Plata)

 

(7 de julio de 2020)

Otros artículos en esta sección...

Compartir

Sobre el autor

Red de Bibliotecas Públicas del Pdo. de Asturias