La Biblioteca y Centro de Documentación del Museo del Ferrocarril de Asturias | Biblioasturias
La Biblioteca y Centro de Documentación del Museo del Ferrocarril de Asturias

Sorprendente e inmensa, si algo le falta a día de hoy es precisamente espacio para albergar todos los documentos que custodia la biblioteca especializada, el archivo documental y la fototeca del Museo del Ferrocarril de Asturias -Gijón-. Pensada como un centro cercano a la sociedad (su puerta de acceso abierta directamente la calle ya indica su pretensión “de romper la distancia con la gente”, tal como indican sus responsables), está dirigido a investigadores, estudiantes e interesados. Todo ello, previa cita, con el fin de favorecer lo certero de la consulta haciéndola “personalizada”. Alimentado a base de adquisiciones, cesiones y donaciones, no sólo permite la investigación del franquismo más allá del movimiento obrero, recogiendo multitud de fondos que se centran en las culturas del trabajo así como la memoria oral de los ferroviarios, sino que se pueden encontrar auténticas “rarezas” como una primera edición de El origen de las especies de Darwin, una Historia de la prostitución de mediados del siglo XIX, una primera edición en alemán de Mi lucha o prácticamente toda la bibliografía de Georges Simenon. Un archivo inesperado y con mucha historia.

 

El 29 de enero de 1990, con la construcción de una nueva red arterial ferroviaria de Gijón, la Estación del Norte dejaba de estar en servicio y, como consecuencia, gracias a un convenio firmado por Renfe y el Ayuntamiento de Gijón, se obtuvieron para la ciudad buena parte de sus terrenos, incluyendo el edificio de viajeros y otras instalaciones, con la única condición de su reutilización para fines culturales y sociales. Desarrollado en tres fases, desde 1992 a 1998, el Museo del Ferrocarril fue inaugurado con la presencia de Felipe de Borbón Príncipe de Asturias el 22 de octubre de 1998, con el objeto de conservar, investigar y difundir el patrimonio ferroviario de Asturias. Y para ello, no solo ha recopilado material móvil (es decir, locomotoras y vagones) de hasta siete anchos de vía diferentes que constituyen el mayor conjunto de material histórico ferroviario preservado de toda España, sino que se han conservado todo tipo de objetos además de testimonios materiales e inmateriales, a los que hay que añadir una interesantísima biblioteca que cuenta con un importante fondo de más de diez mil volúmenes y variado material hemerográfico sobre ferrocarriles, industria, minería y otros temas como sociología del trabajo, gestión empresarial y política española desde la guerra civil hasta la transición.  Y, junto a ellos,  medio millar de publicaciones incluidas en el catálogo de patrimonio bibliográfico asturiano, con obras de la más variada temática: filosofía, política, medicina, higiene, reglamentación laboral, etcétera, que permiten una aproximación al período histórico que define la Asturias actual y futura.

Nacía así en 1992 el Archivo del Museo del Ferrocarril con el fin de reunir, conservar y difundir la documentación existente sobre la implantación y el desarrollo del ferrocarril en Asturias. En este sentido, el archivo era entendido como una herramienta básica para la conservación del patrimonio. De hecho, ya en el Proyecto de Implantación Museológico, el centro de documentación se diseñó como un instrumento que trascendiese el mero papel de “almacén de información” y fuese clave para la apertura de líneas de investigación relacionadas con la historia del ferrocarril en el contexto más amplio del desarrollo industrial y socioeconómico.

Por su parte, la Biblioteca del Museo del Ferrocarril comenzó a formarse en el año 1995 como un centro especializado para la investigación e información sobre el ferrocarril y sus relaciones con la industria y la minería asturianas. Un objetivo que ha sido sobrepasado con creces, ya que, en la actualidad, cuenta con un importantísimo fondo de más de diez mil volúmenes y variado material hemerográfico. Así, cuenta con un centro de documentación que está formado por diversos fondos procedentes de donaciones, cesiones y compras, cuyo contenido abarca documentación de compañías ferroviarias, industriales y fondos personales, constituyendo uno de los conjuntos documentales más importantes de España en su género.

comenzó a formarse en el año 1995 como un centro especializado para la investigación e información sobre el ferrocarril y sus relaciones con la industria y la minería asturianas”

 

Fondos

El archivo documental reúne información sobre diversas compañías ferroviarias entre las que destacan el Ferrocarril de Langreo, los Ferrocarriles del Noroeste, Ferrocarriles de Asturias, Galicia y León, Caminos de Hierro del Norte de España, Ferrocarril Cantábrico, Ferrocarriles Económicos de Asturias, Sociedad General de los Ferrocarriles Vasco-Asturiana, Ferrocarril de Carreño, Ferrol-Gijón, Renfe y FEVE. Cuenta, además con documentación variada de archivos industriales, así como información reprografiada del Archivo General de la Administración de Alcalá de Henares, del Archivo General de la Administración del Principado de Asturias, del Ayuntamiento de Gijón y otros archivos institucionales. La documentación no impresa recoge memorias, informes, balances, correspondencia, circulares de movimiento y circulación, tráfico, accidentes, reglamentos, documentación laboral, etc. En la sección cartográfica se reúnen un importante conjunto de planos, esquemas, perfiles y mapas.

Dividido en varias secciones, el archivo cuenta además con una Colección de fondos de particulares (17 cajas), el Fondo Antero Suárez Coronas (1 caja), Fondo Javier Fernández López (85 cajas), el interesante Fondo Carlos Roa Rico (296 cajas), y el Fondo Julio Paraja Álvarez (15 cajas y 15 libros), así como los importantes Fondo Compañía Ferrocarriles Económicos, Fondo Compañía del Ferrocarril de Carreño, Fondo Compañía del Ferrocarril de Langreo, Fondo Ferrocarriles de Vía Estrecha, Fonde Red Nacional de Ferrocarriles Españoles, Fondo Estación La Farga, Fondo Astilleros del Cantábrico y Riera, y el amplio Fondo Mina La Camocha. Y para con ello, dispone de una fototeca que abarca varias decenas de miles de imágenes desde finales del siglo XIX hasta nuestros días, que en la actualidad está en proceso para su digitalización para facilitar su consulta y su conservación.

Uno de los grandes logros de este singular archivo, además de su propio contenido, es el hecho de que a día de hoy se pueda decir que es un fondo referencial para los usuarios que en ocasiones buscan documentación, y otras veces acuden al centro para entregar sus posesiones en custodia. Con más de trescientas consultas al año que van desde tesis doctorales, trabajos de investigación y particulares que busca indagar en el pasado reciente de España y en su propia intrahistoria, el Archivo parte la idea de proximidad con el ciudadano, que es destinatario de esos fondos, así como parte implicada en la defensa del valor del propio fondo. Pero, aún más. Si algo les distingue frente a otras bibliotecas o archivos, es que desde el Museo también investigan sobre sus propios fondos, revisando la historia ferroviaria en un proyecto que busca traducirse en una serie de publicaciones especializadas. Además, mantienen una política de exposiciones periódicas, con el fin de sacar los museos a la calle, tal y como es concebida la red museística de Gijón. Montajes de producción propia que requieren de una investigación temática y que le enriquecen más todavía, si cabe.

Si algo les distingue frente a otras bibliotecas o archivos, es que también investigan sobre sus propios fondos, revisando la historia ferroviaria en un proyecto que busca traducirse en una serie de publicaciones especializadas”

Por sus peculiaridades frente a otros centros, los libros no se tejuelan como es habitual en el resto de bibliotecas, porque en este caso se trata de objetos de museo y, como tales, forman parte de la colección al igual que las máquinas. Por eso se puede decir que los parámetros habituales no sirven para este archivo, que custodia sus materiales como verdaderos “testimonios” y los hace accesibles para  permitir una aproximación al período histórico que define la Asturias actual y futura. Motivo por el que se dice que el museo “no se limita a ofrecer una visión nostálgica y evocadora de un pasado perdido, sino que intenta mostrar las claves para el entendimiento y comprensión de procesos venideros”.

 

Contacto:

Museo del Ferrocarril de Asturias. Centro de Documentación y Biblioteca

Plaza de la Estación del Norte s/n – 33212 Gijón (Asturias)

Tel.: 985  181 779 / 985 181 777

museoferrocarril@gijon.es

 

 

Servicios y acceso:

El centro de documentación se destina a fines de investigación y estudio. Ofrece a los usuarios consulta en sala de martes a viernes de 10.00 a 14.00 horas. Para el acceso se precisa cita previa mediante correo a museoferrocarril@gijon.es

Sus fondos pueden consultarse en el Catálogo Colectivo de la Red de Bibliotecas del Principado de Asturias, accesible desde aquí.

El museo también dispone de servicio de reproducción sobre soporte digital.

 

(11 de abril de 2013)

Otros artículos en esta sección...

Compartir

Sobre el autor

Red de Bibliotecas Públicas del Pdo. de Asturias