Ruma Barbero: “Tán recuperándose pal cómic munchos llectores que va tiempu que nun s’averaben al nuestru mediu”

Rumaldo Antón Barbero de Diego, más conocíu como Ruma Barbero (Somió, Xixón, 3 de febreru de 1971), ye conocíu por mui diferentes facetes. Miembru fundador xunto al músicu y dibuxante Ígor Medio del grupu Felpeyu, ye una pieza fundamental de la música asturiana d’anguaño, na que tamién destaca por colaboraciones con otres formaciones como Los Ciquitrinos o por ser lletrista pa bandes como Tejedor, Blima, Pandereteres de Fitoria y pal proyectu “Aire”. Llicenciáu en Belles Artes pola Universidá de Salamanca, ye’l campu de la ilustración otru de los tarrenos que pisa con soltura y éxitu. Yá en 1996, fundaba xunto con otros compañeros la editorial Cactus Comics. Colaboró con revistes fundamentales como El Llapiceru o Gomeru, asina como con medios de comunicación como Les Noticies, Güei o El Comercio. Cola novela gráfica autobiográfica Manzajú algamaría en 2009 el Premiu Alfonso Iglesias de Cómic. Y en 2012 vio la lluz un ambiciosu trabayu tituláu La Chelita. El Salvador 1992 col qu’algamaría’l Premiu al Meyor Llibru n’Asturianu de 2012 que concede la Tertulia Malory. Un añu más tarde, col sellu Tierra Llibros publicaba Aguantando cachones: una selección de les historietes que fue publicando ente 2011 y 2013 nel so fanzine/dixital del mesmu nome. Y, ente medies, tampoco nun abandonó′l so trabayu como diseñador gráficu, mesmo ilustrando carátules de discos que cartelos pa compaíes de teatru, conciertos o festivales de música. Toa una referencia al falar del cómic n’Asturies qu’apocayá facía una retrospectiva de la so producción y qu’anguaño pon clases de cómic en diferentes esapcios como son la Universidá Popular de Xixón o’l centru de formación y ociu Pipo School de Ciañu. Munches razones p’afondar nesti puntu del camín creativu.

Ruma, hai unes selmanes inaugurabes nes Xornaes Internacionales del Cómic d’Avilés una esposición na que se pudo ver buena parte de la to producción. ¿Fue pa ti difícil facer esta selección? No personal, como creador, ¿apreciasti grandes cambios na evolución de la to obra o de la to forma de trabayar?

Siempre ye complicao intentar ver la obra propia dende fuera y facer una esbilla de lo que tendríes que poner n’una esposición, asina qu’escoyí les páxines que me paecíen más representatives de lo que tenía d’atrás y muncha obra de lo más reciente. Tolos que nos dedicamos a esto vemos munchos errores nes nuestres páxines vieyes, siempre ves muncha evolución col pasu los años.

Si te parez, aprovechando esa retrospectiva, vamos facer repasu tamién de la to llarga esperiencia. Llicenciástite en Belles Artes en Salamanca, pero ¿cómo fueron los tos primeros pasos como dibuxante de cómics?

Yo yá facía cómics de neñu, si lo pensamos toos teníemos dalgún compañeru na escuela que facía cómics, lo que pasa que dalgunos nun dexamos esti vezu colos años. Munchos dibuxantes coindiden nesta apreciación.

 Nel añu 96, xunto con otros ilustradores ente los que taba Ígor Medio, yá t’introducisti nel mundu editorial al fundar la editorial Cactus Comics. ¿Qué fue lo más positivo d’aquella esperiencia?

Foi como xuntar fuercies con otros collacios que teníen les mesmes inquietudes que tu, una manera d’apostar  pola producción propia ensin intermediarios, deprender a facelo too, dende’l guión al diseñu editorial pasando pel dibuxu, la maquetación y el trabayu coles tipografíes. Dende’l trabayu cola imprenta a xestionar la publicidá y facer la distribución. Foi una bona escuela.

 Collaborasti con publicaciones que foron mui relevantes y que desgraciadamente tán desaparecíes. Una d’elles fue El Llapiceru, que pa muncha xente supunxo tener la oportunidá y l’espaciu pa los sos primeros trabayos. ¿Qué significó nel to casu?

Revistes como El Llapiceru o El Gomeru, yeren les plataformes qu’había d’aquella pa entamar a publicar, el primer pasu y les primeres sensaciones de lo que ye tresmiti-y al públicu al través de la obra impresa. Revistes necesaries y fundamentales.

Col selmanariu Les Noticies desarrollasti una llarga colaboración al traviés de la to sección de “Marcianaes”, onde dabes la to visión particular de l’actualidá asturiana. El fechu de tener que trabayar cada selmana cola información, y da-y el to toque d’humor ácidu, analíticu y inclusive surrealista, ¿fue un retu qu’arriqueció la to mirada hasta’l puntu de siguir desarrollando esi apegu a la realidá dende una visión comprometida y crítica, o realmente yá yera dalgo que caracterizaba la to posición como autor?

El trabayu pa Les Noticies valióme pa muncho. Lo primero pa siguir venceyáu al mundu’l dibuxu, porque daquella tenía munchu trabayu cola música y nun tenía tiempu pa embarcame n’histories llargues. Trabayaba en total llibertá y les tires valíenme pa desfogar tola mala lleche que te suel producir l’actualidá, munches vegaes llegaba al insultu directu a dalgún personaxe públicu, he,he,he. Igual daquella necesitaba una tira diaria, porque, vistes agora, les tires de “Marcianaes” paécenme apinaes d’información, como querer resumir lo muncho qu’asocedía no más baxo de la política asturiana y mundial a lo llargo d’una selmana.

 Col Anuariu de la Música Asturiana publicasti la primer fotonovela n’asturianu. Esplícanos en qué consistió esi trabayu.

Anque nun lo paeza si-y eches namás una güeyada a esa fotonovela, llevó un trabayu de la virxen. Si quies facer una fotonovela d’un grupu de música d’ocho persones, indisciplináu abondo, al que yá-y costaba xuntase toos pa ensayar, más lliar al restu de persones qu’apaecen, coordinate col fotógrafu, buscar los escenarios, el vestuariu… pasámoslo podre, pero nun sé si sería quien a enguedeyame agora nuna cosa asina.

 En 2009 ganasti’l Premiu Alfonso Iglesias de cómic que convoca la Conseyería de Cultura con Manzajú. ¿Cómo surdió esti volume de calter autobiográficu?

Llevaba tiempu yá con ganes de facer una historia llarga. Dende’l tiempu de Cáctus Cómics namás fixere un par de cómics de 10 páxines pal Anuariu de la Música. Fui dexando otros proyectos musicales nos que taba pa centrame namás en Felpeyu y de pasu tener más tiempu pa dedicame a la creación gráfica. Tenía delles idees por desendolcar, pero toes bastante llargues y que diben necesitar de munchu tiempu pa la documentación, asina que púnxeme a cuntar eses vivencies míes de neñu col Manzajú como exe argumental. Yera’l primer añu qu’entamaben el Premiu Alfonso Iglesias de Cómic y pillóme trabayando nello, asina que foi too rodao.

 Falando d’esti premiu, podríemos dicir que ye de reciente creación. ¿Yera dalgo necesario que los creadores de cómics fuéreis reconocíos como cualquier otru autor que desarrolle la so obra n’otru xéneru lliterariu?

el nuestru mediu ta siempre cola dulda de si ye un mediu lliterariu o gráficu y ye les dos coses

Ensin dulda, el nuestru mediu ta siempre cola dulda de si ye un mediu lliterariu o gráficu y ye les dos coses. Da-y a la historieta la reconocencia que merez como xéneru lliterariu n’Asturies, lo mesmo qu’a nivel estatal s’entamara col Premiu Nacional de Cómic, yá taba tardando.

Nesi sen, ¿abúltate que venía siendo poco valorada, como si se tratare d’un xéneru menor, y que, a la fin, ta algamando’l prestixu qu’ha de tener?

Siempre va haber xente que nun-y dea’l valor que tien, pero allá ellos. Resúmotelo con una anécdota. Un día, taba yo nuna llibrería mercando un exemplar de Maus pa regalar y coincidí con una moza que taba escoyendo ente una pila de best-sellers d’a perrona y va ella y dizme:

-Yo tamién toi mercando lliteratura, pero lliteratura serio.

Si fuere verbalmente lo cañeru que soi coles tires, yera pa espeta-y:

-Esti ye ún de los cumales de la novela gráfica, una referencia de primer orden reconocía col Premiu Pulitzer, eso que tienes tu nes manes nun val nin pa forrar una estantería de llibros d’Art Spiegelman.

Pero como soi educáu y nun me paguen por sacar a naide de la inoracia, devolví-y la sorrisa y siguí a lo mío. Cualquier día cuéntolo n’Aguantando Cachones, hehehe.

Falando d’Aguantando Cachones, lleves tiempu publicando n’internet esti fanzine que l’añu pasáu llevasti al papel. ¿La rede ye pa ti una forma de siguir editando con regularidá la to interpretación cotidiana de la sociedá, de dalguna forma influenciáu pol hábitu alquiríu del to trabayu en prensa?

Sí, ye una manera inmediata de comunicar lo que faes. Acabes de dibuxar una páxina, súbesla al blog y darréu yá tienes comentarios de la xente. Anguaño préstame más cuntar esti tipu d’histories, autobiográfiques, cotidianes, más apegaes a la realidá qu’a les noticies xeneralistes.

Impresionante, rigurosa y magnífica ye la obra La Chelita. El Salvador 1992, que publicasti en 2012. Fálanos d’esa historia. ¿Cómo fue’l procesu de documentación?

Básicamente yera cuntar les esperiencies de la mio collacia Charo Borreguero como cooperante  internacionalista na posguerra’l país. Quedábemos tolos vienres pa xintar y ella diba cuntándome una parte de lo que-y pasara. Mientres, fice munchu trabayu de documentación lleí, noveles, ensayos, informes, webs… vi películes y documentales. En cuantes a la parte gráfica, cunté col archivu fotográficu de Jose Rivera, un xixonés que dirixe una ONG de cooperación con esi país centroamericanu dende va 20 años.

Un relatu como ésti, que per un llau puede abultar llonxanu pero qu’a la vez te toca de cerca y que quies dotar de tol rigor, ¿diote problemes d’inseguridá o bloquéu a la hora de llevalu a la viñeta de forma fidedigna o, pelo contrario, ver la potencia del testimoniu fue un estímulu que te facilitó′l llabor?

A mi resultábame raro cuntar una historia que nin imaxinara nin viviera yo mesmu, polo demás nun tuve munchu problema. Namás tenía d’ordenar los socedíos que-y pasaran a Charo n’El Salvador en 1992, pa da-y cierta tensión narrativa. Pero too mui estimulante y prestoso.

 Guión y ilustración. ¿Qué ye enantes o cómo vas completando uno al traviés de lo otro?

Siempre va primero’l guión, pero al ser tamién el dibuxante, vas teniéndolo too en mente al mesmu tiempu. Cuando escribes pa qu’otra persona lo dibuxe, tienes de tener munchu procuru en cuntalo too bien, describir bien la escena y cómo pienses que tien de dir too colocao. Trabayando pa mi, el Ruma guionista cafia muncho al Ruma dibuxante, cree que lo tien too controlao y mánda-y les coses a medies. Pero entiéndense bien.

 Y tocante a la edición: agora vuelves a facete cargu del procesu editorial como responsable del sellu Tierra. ¿Ye difícil nesti momentu atopar espaciu dientro del sector pa publicar y pa visibilizar los cómics?

Ye difícil, pero ente uno y otro, la xente que me conoz por Felpeyu, los que me conocen poles tires de prensa o les persones que me conocen del mundu’l cómic, válenme pa que los mios llibros tengan una bona acoyida n’Asturies. Fáltame dar el pasu definitivu a nivel estatal, anque La Chelita yá ta entamando a dar los sos frutos.

 Nes xornaes de les que falábemos al empiezu, un prestixosu autor como ye Howard Chaykin fue críticu col llector actual de cómics, porque, según él, a lo menos nos Estaos Uníos nun lleguen a apreciar l’espíritu real de les historietes, la so carga emocional, quiciás influenciaos pola televisión y el cine. ¿Compartes esa opinión o falaríes de mui diferentes tipos de gustos y de llectores?

Igual el llector al que se refier, el llector de les obres de “la industria” del cómic ye asina. Voi ver si se m’esplico bien, hai grandes aficionaos al cine d’acción y otra xente a la que nun-y presten eses propuestes y prefieren ver “cine d’autor”. Pasa munches vegaes que me dicen: -A ti que faes cómic, gustaráte La Patrulla X. Eso ye como si-y dices a Patricio Guzmán si-y gusten les películes de Van Damme, qu’igual-y gusten, pero nun tien porqué. Werner Herzog y James Cameron son creadores que comparten mediu, pero nun tien nada que ver la obra d’ún cola del otru. El cómic ye un mediu de comunicación y como tal, nelli pues atopar xéneros mui estremaos y mui respetables toos. A mi paezme qu’anguaño, gracies a la bayura de propuestes, munches d’elles provenientes de les editoriales independientes franceses, tán recuperándose pal cómic munchos llectores que va tiempu que nun s’averaben al nuestru mediu.

 Ente los tos trabayos tamién s’atopen llibros-discos o discu-comics como’l que ficisti pa Los Ciquitrinos con Faciendo l’indio o’l que tas preparando pal grupu Herr Manos. ¿Cómo planteasti entrambos casos? Porque entiendo que dalgo tienen tamién de colaboración ente artistes y, polo tanto, condiciona’l to planteamientu…

Nel casu de Los Ciquitrinos, al ser parte’l grupu, foi too rodao. Plantegámonos cuntar la nuestra historia, entemeciéndola cola mitoloxía de La India, que tien munchos recursos gráficos kitsch, lo memo que’l folklore asturianu. Rubén Arias fexo’l filu narrativu y yo adaptelu a la imaxen secuencial. Colos Herr Manos, foi un flechazu mutuu. Dende’l primer conciertu que vi d’ellos namoreme de la so música y de les lletres de los sos cantares y ellos namoráronse de los mios dibuxos. Cuando me propunxeron facer un llibru-LP ilustrando los temes del discu, cayíenme les babes a filu namás de pensar en dibuxar histories tan gamberres como El Atropellador, Germánica o Trauma Infantil, onde una vaca cunta en primer persona como-y sana una veterinaria’l so estriñimientu.

 Como bon conocedor del cómic fechu n’Asturies, d’Alfredo Truán nos años 20 p’acá, ¿qué rasgos característicos y comunes ente los distintos creadores  destacaríes a la hora de falar de cómic asturianu?

Nel cómic asturianu siempre hebo munchos estilos diferentes, nun hai una llínia trazada nesti terrén. Lo que sí ye solliñable ye qu’en toles xeneraciones, dende los hermanos de la Fuente p’acá, siempre hai dalgún autor asturianu ente los más reconocíos del estáu.

en toles xeneraciones, dende los hermanos de la Fuente p’acá, siempre hai dalgún autor asturianu ente los más reconocíos del estáu

 Pa dalguién que quiera averase al cómic asturianu, y pesie a que siempre ye difícil facer un llistáu, ¿qué llibros o autores recomendaríes por ser fundamentales?

Entamando d’atrás p’alantre, tola obra d’Alfonso Iglesias (un clásicu), La Crónica de Leodegundo de Gaspar Meana (rigor históricu en cerca de 700 páxines), La Familia Castañón d’Igor Medio (humor blancu con muncha sorna asturiana), Wake Up de Javier Rodríguez (profesionalidá narrativa y gráfica), Dublineses d’Alfonso Zapico (novela gráfica al más altu nivel européu) y saltándome l’orden, Anselmo en Sombras (cómic-book fechu pal Festival Internacional de Cine de Xixón 1996) con dibuxos de Javier Rodríguez y Igor Medio, entintáu d’Andrea Parissi y guión de Boni Pérez, un de los meyores guionistes del cómic asturianu al que tenemos mui poco aprovecháu.

 Anguaño pones clases de cómic en diferentes sitios. Fálanos d’estos talleres: cómo los plantees, a quién van dirixíos, qué demanda la xente…

Sí, toi entamando agora coles clases. La programación téngola más enfocada a los aspectos narrativos, anque va llevándose too al mesmu tiempu. Vamos faciendo un percorríu pelos distintos estilos, formatos y xéneros del mediu, onde vamos viendo los recursos más comunes en caún, tanto no que cinca a la narración como a la gráfica.

 La Chelita, por poner un exemplu dientro de la to obra, sigue siendo un éxitu editorial. ¿Veste abordando próximamente otra obra d’esta envergadura? ¿En qué tas trabayando nestos momentos?

Tamos trabayando nello, como dicía aquel personaxe tan cómicu si nun fore polo tráxico. Llevo tiempu lliáu con una historia qu’arranca de vivencies reales de la mio familia de Ponga, nos años 50 del sieglu pasáu, pero que depués sigue con ficción. Son munches páxines, poro son munches hores y hai que dedicar tiempu a otres coses que tamién dan de comer. Amás d’esti llibru, tengo otru par de proyectos avanzaos en cuantes a guión y delles idees más pal futuru. A ver si soi a too ello.

(17 ochobre, 2014)

Otros artículos en esta sección...

Compartir

Sobre el autor

Red de Bibliotecas Públicas del Pdo. de Asturias