Xandru Fernández, ‘El Príncipe Derviche’ y el placer de la rellectura

Xandru Fernández (Turón, 1970) non solo ye ún de los escritores más destacaos dientro del patrimoniu col que cunta la lliteratura asturiana. Tamién ye un maraviyosu narrador (más allá de los sos escelentes relatos y noveles) que despliega intelixencia, cultura  y ironía nel cara a cara, conquistando al interlocutor tal y como demostró de recién nun alcuentru con llectores na Biblioteca del Atenéu de Turón, colos que faló, ente otres coses, de la so última publicación, El príncipe derviche (Suburbia Ediciones, 2012). Una novela cola qu’algamó′l XXXII Premiu María Xosefa Xovellanos, que la destacó “pola construcción d’un universu narrativu personal nel que se van esbillando acontecimientos, datos y situaciones sobre les que l’autor vuelve dende distintes perspectives a lo llargo de tola obra”. Tampoco nun se puede olvidar al poeta, nin muncho menos al articulista. Porque a día d’hoi podemos falar d’una amplia y prestixada bibliografía, na que destaquen, ente otres, Les ruines (2004), Entierros de xente famoso (2008), El club de los inocentes y El suañu de los páxaros de sable (1999).

Queríemos trescribir la tertulia colos llectores del clube de llectura, pero díbemos enllenar el reportaxe d’adelantos del argumentu de la novela y de temes que solo podríen entender los que yá la lleeron… asina qu’aprovechamos la escusa del encuentru pa charrar con esti magníficu conversador y conocer un poco meyor la xestación d’El príncipe derviche, con esta entrevista.

 

Teniendo en cuenta que mesmo les llibreríes que les biblioteques suelen guiase per etiquetes, vista agora cola distancia de la publicación, ¿cómo catalogaríes esta novela?

Sé cómo nun la catalogaría: dientro de la categoría “Temas Asturianos”. Esta novela nun tien nada que ver con Asturies. Pero dígolo por dicir, porque sé de sobra que na clasificación decimal nun hai un apartáu pa la lliteratura asturiana, asina que cualquier novela escrita en llingua asturiana, a efectos estadísticos, sigue constando como otra cosa, como “literatura española dialectal” o como monografía rellacionada con Asturies. Asina nes biblioteques como nel ISBN.

Comentes que la idea parte de la imaxe del unicorniu. ¿Cómo se va conformando esa idea y medrando la novela y los sos protagonistes?

Digamos que d’esa imaxe nació tolo demás: taba l’unicorniu, taben los nenos y taba’l narrador, Mauro, que ye’l primeru en comprender que detrás d’esa imaxe hai una historia, qu’un unicorniu nun apaez asina como si tal cosa. Depués solo tuvi que facer como Mauro y dir a la busca d’esa historia.

Podría parecer que la investigación de la hestoria de la bomba que mata a Antonio Udina ye’l motor alredol del que van arrancando los personaxes. ¿En qué momentu llegó y qué supunxo sobre la trama? ¿Fue l’elementu que vertebró otros relatos previos?

Esa historia entró relativamente tarde a formar parte de la novela, pero yera esactamente la pieza que-y faltaba. Asina que tien una primacía “ontolóxica” sobre la mayoría de los demás elementos de la novela. Esplica tolo que previamente nun tenía esplicación.


¿El contestu xeográficu y históricu onde la desarrolles interesábate d’antemano o fue una coordenada que nació de la necesidá una y buena dibes teniendo’l relatu?

Creo qu’esi contestu sigue siendo mui difusu, y que seguramente la novela diba ser prácticamente igual si nun fueren pa identificase les sos coordenaes xeográfiques y temporales. Pero interésenme les époques-bisagra, y esi atapecer del sieglu XIX ye una d’elles. Seya como fuere, a midida que la novela diba creciendo, eses coordenaes diben concretándose cada vez más, y al final foi imposible safase d’elles. 

los nenos siguen siendo víctimes de tolo que’l mundu texe alredor d’ellos y percima d’ellos”

 

Hai munchos temes que se podríen tratar sobre esti llibru y la riqueza de los sos personaxes, anque a riesgu de destripala o de crear confusión. D’ente ellos, quiciás llama l’atención el papel fascinante de los nenos. ¿Petecíate, ente otres coses, falar de la capacidá de xestión de les emociones que tienen frente a les incapacidaes de los adultos? 

Non especialmente. Nun cuento que los nenos seyan especialmente péritos xestionando emociones, como tampoco los adultos. Pero sí m’interesa la figura de la víctima, yá traté d’ella en “Les ruines” y equí sigue presente nes desventures d’esos nenos. Formen una sociedá al marxe, con unes regles propies, pero nel fondu siguen siendo víctimes de tolo que’l mundu texe alredor d’ellos y percima d’ellos.

Los llectores que te siguen dende hai años comenten dos coses fundamentalmente: la sorpresa d’atopar una temática y una ubicación que los saca de l’Asturies de les tos obres anteriores, y la complexidá de los personaxes y la estructura. ¿Entrambes les dos coses fueron buscaes o necesidaes inconscientes? 

Lo de la complexidá probablemente seya asina porque nun puedo facelo d’otra manera, igual la mio manera de narrar tien que ver col mio carácter, y en tou casu la narración llinial, que me seduz como idea, resúltame na práctica mui difícil de siguir. Nesti casu, amás, la voz principal, l’instrumentu que destaca percima de los demás de la orquesta, ye una voz cásique demente, la voz de Mauro, asina que la estructura de la narración tenía qu’acusar recibu d’esa semidemencia y, al mesmu tiempu, compensala pa que nun resultara imposible de lleer o d’asimilar. En cuanto a fuxir d’Asturies, eso sí foi premeditao, necesitaba evadime de los temes y los escenarios de les mios noveles anteriores, al meyor pa nun cayer na tentación de volver a contar una historia repetida. 

necesitaba evadime de los temes y los escenarios de les mios noveles anteriores, al meyor pa nun cayer na tentación de volver a contar una historia repetida”

Dices qu’afrontar la escritura d’esta obra fue un retu quiciás por esa complexidá qu’alvierte’l llector. ¿Qué tenía esta aventura pa enfotate por atopar un final y nun abandonala nel intentu?

Quería saber qué-y pasara a Mauro. Cuando empiezo a escribir, sé cuasi tolo que va pasar, pero non too, hai una parte mui grande de la trama que se m’escapa y que solo llego a comprender a midida que voi escribiendo. De nun ser asina, ye fácil que me faltara la voluntá pa llegar hasta’l final. Pero tengo munchu interés por saber cómo va acabar lo que toi escribiendo.

Al tener la oportunidá de participar nun club de llectura que tien lleío la to obra y tien munches preguntes pa facete, ¿qué dudes o qué seguridaes se te plantien énte los llectores?

En munchos casos son dudes relacionaes col llinguax, col vocabulariu, y n’otros casos hai un interés por saber más de lo que se cuenta nel llibru. Tamién hai seguridaes: aspectos d’un llibru que yo nun doi por zarraos, descubro que pa esos llectores tienen un sentíu únicu y evidente.

¿Suel aportate otra mirada sobre la escritura y el so sentíu?

Sí, por supuesto. Ye una esperiencia impagable.

¿Qué diríes que t’interesa nesti momentu como escritor?

Esa pregunta fáigomela yo tamién, pero tovía nun tengo la respuesta.

¿Y qué busques nesti momentu como llector?

Placer. Y placer sobre seguro. Debe de ser por eso que la mayoría de les llectures que faigo son rellectures.

Pa terminar… ¿qué cosa ha de ser el paraísu?

Pa los Talking Heads yera un bar onde siempre poníen les tos canciones favorites. Nun será eso, seguramente, pero paeceráse bastante.

(25 de febreru de 2013)

Otros artículos en esta sección...

Compartir

Sobre el autor

Red de Bibliotecas Públicas del Pdo. de Asturias